Vuelta al cole. Que no falte Gluc Up 15 en la mochila

By 14 septiembre, 2018Sin categoría
Vuelta al cole

Llega el día más temido por los pequeños de la casa, ese momento del que reniegan durante todo el verano pero que siempre termina llegando y devolviéndoles a la realidad: la vuelta al cole. Este episodio puede suponer un impacto emocional para los niños y niñas que regresan tras meses de descanso estival, y derivar en un posible síndrome postvacacional. Pero no nos alertemos, no se trata de una enfermedad, sino de un breve trastorno que se pasa tras adaptar la mente y el cuerpo a la nueva rutina.

El Colegio Oficial de Psicología de Bizkaia propone, a través de sus expertos, una serie de pautas para afrontar este regreso de forma natural y saludable.

  • Adaptación previa de horarios. Uno de los factores más difíciles de abordar por los niños y niñas es el cambio de rutina de horarios. Por eso, se recomienda ir recuperando el horario escolar desde unos días antes de comenzar, haciendo que se vayan acostando antes y levantándose más temprano.
  • Refuerzo positivo. Hacerles ver el lado bueno del regreso: volverán a ver a sus amigos, retomarán actividades deportivas que les gustan o incluso esa materia o materias que les puedan resultar más divertidas (seguro que alguna asignatura les gustará). También conviene recordarles que los fines de semana siguen ahí para su desconexión.
  • Horarios más suaves al comienzo. Suele haber un período de adaptación los primeros días de clase, que les hará más llevadera la vuelta.
  • Explicarles la relación entre esfuerzo y recompensa. Es recomendable que entiendan que disfrutamos las vacaciones porque nos las ganamos durante el año, y lo mismo a menor escala pasa con los fines de semana.
  • Programar actividades de ocio estos primeros días. Para evitar que el retorno a la rutina sea demasiado drástico, sería más fácil para los pequeños que organizarais durante la semana alguna actividad lúdica que les ayude a disfrutar de un oasis de ocio entre los días de cole. Una excursión a algún sitio que les guste, alguna actividad física que les motive, etc.

Por otro lado, no tenemos que olvidar el control de la glucemia como esa asignatura extra que los pequeños y pequeñas con diabetes tienen que afrontar cada curso. Para ello, con apoyo de los padres y, por supuesto, del equipo médico, hay tres pilares que conviene recordar en este regreso a la rutina (y que seguro que habéis mantenido bien presentes durante las vacaciones): tratamiento, alimentación y actividad física.

Como siempre estamos expuestos a imprevistos en materia de control glucémico, conviene que lleven en la mochila una fuente de glucosa de rápida absorción para remontar posibles bajadas de azúcar. Los sticks de Gluc Up 15 cabrán perfectamente en cualquiera de sus bolsillos externos, y así tendrán siempre a mano una solución efectiva en caso necesario.

Con positividad, energía y las precauciones adecuadas, seguro que disfrutan de un regreso al colegio mucho más llevadero.

Leave a Reply