Vacaciones activas con diabetes: ¿hacemos una checklist?

Vacaciones activas

Las vacaciones de verano ya están aquí, y también los planes y los viajes. Si todavía no has podido disfrutar de tus días de asueto y desconexión, seguro que te falta poco, y ya estarás repasando mentalmente todo lo que debes llevar en tu maleta para cubrir todas las necesidades del viaje. Si además, se trata de un viaje en movimiento, con dosis diarias de ejercicio, rutas y otras actividades físicas, tendrás que prestar especial necesidad al equipamiento, útiles, calzado…

Y si además tienes diabetes, como seguro que es tu caso si estás leyendo este artículo, quizás sea el momento de coger papel y boli y empezar a apuntar lo indispensable para que no se te compliquen las vacaciones. ¿Nos acompañas en esta checklist?

  • ¿Vas a caminar muchas horas? Asegúrate de que tienes un buen calzado, adaptado a tu pie, que no te roce el talón y tenga una buena amortiguación para que no sufran las plantas de los pies.
  • Dermoprotección. No cometas el error de subestimar el poder del sol, sobre todo los días más grises, en los que tendemos a pensar que no nos azota a través de las nubes. Pasar por tu farmacia para hacerte con una buena protección solar puede ser una buena idea antes de viajar. También protege tus ojos con gafas de sol homologadas.
  • Hidratación. Esto, más que un objeto que meter en la maleta, es un consejo que grabar en la cabeza. La deshidratación puede contribuir a dificultar el filtrado del riñón y la expulsión de la glucosa por la orina, lo que incrementa el riesgo de hiperglucemia. Lleva siempre a mano una botella de agua este verano.
  • Medicación. Por supuesto, el tratamiento deberá tener un lugar especial en tu equipaje, bien accesible y conservado. Recuerda que para conservar día a día la insulina has de evitar su exposición al sol y a fuentes de calor. Esto también se aplica para el glucagón. Puedes utilizar un estuche o cartera térmicos para mantener ambos productos en buen estado durante tus excursiones diarias.
  • Glucómetro. Vigilar tus niveles glucémicos será una tarea indispensable. Si ya lo es en el día a día, cobrará una importancia mayor en un viaje activo en el que vas a estar más expuesto a la incertidumbre y a posibles imprevistos en tu camino.
  • Gluc Up 15. Si vas a pasar horas caminando y sin tener fácil acceso a fuentes de alimentos e hidratos de carbono, te convendrá tener a mano una solución de glucosa de rápida absorción, para ayudarte a superar posibles bajadas de azúcar. Los sticks de Gluc Up 15 son cómodos, fáciles de transportar y consumir, y tienen un sabor muy agradable (puedes elegir limón o fresa).

Con la maleta (o mochila) bien equipada, ya sólo te quedará lo más importante: disfrutar de unas buenas vacaciones sin contratiempos. ¡Diviértete!

Leave a Reply