Setas y diabetes: un buen alimento… y un buen plan

By 26 octubre, 2018Sin categoría
Beneficios de las setas

El otoño es una época de lluvias y cielos nublados, y seguro que muchas personas ya están echando de menos el sol estival, las vacaciones y las frutas veraniegas, pero no hay que olvidar que la estación del viento y la hojarasca también nos ofrece algunos frutos magníficos que no se pueden disfrutar en otra época del año. Hablamos, por supuesto, del fruto de los hongos: las setas.

El otoño es la época de recolección de setas, un alimento que para brotar necesita de condiciones meteorológicas muy específicas, con volúmenes altos de humedad y temperaturas no demasiado bajas. Existe una gran variedad de setas y si se opta por salir a recolectarlas es necesario tener amplios conocimientos… o acudir en compañía de alguien que los tenga.

¿Conoces los beneficios de las setas para el organismo?

Las setas tienen un elevado valor nutritivo y aportan mucha energía al organismo. De acuerdo a la tabla de raciones de Fundación para la Diabetes, una ración de 200 gramos equivale a 0,7 raciones de HC.

Y, como ya sabrás, ¡son sabrosísimas! Hay muchas variedades y cada una tiene su textura y su aroma, pero son fáciles de cocinar y aportan mucho sabor a tus plantos, ya sea en revuelto, salteadas, como guarnición…

Vamos de excursión setera. ¿Qué tengo que tener en cuenta?

Si planeas una excursión a por setas, has de tener en cuenta algunas precauciones:

  • Hay muchas especies de setas tóxicas o venenosas; hay que saber distinguir cuáles son las comestibles y tener claro en todo momento qué llevamos en la cesta. Para eso, si no tienes conocimientos, acompáñate de alguien que los tenga, o apúntate a un club micológico.
  • Tendrás que recorrer muchas arboledas, y zonas humedecidas por la lluvia. Unas botas katiuskas serán un buen calzado para buscar setas. Si puedes, lleva también uno o dos palos de trekking para ayudarte a caminar por terrenos algo escarpados. Por supuesto, la cesta será fundamental para ir recolectando las setas que vayamos identificando; el mimbre no se pudre con la humedad y permite respirar a las setas para que no se acumule toda el agua en torno a ellas.
  • Energía. Ir a por setas es una versión light de hacer montañismo, pero sigue siendo un ejercicio físico. Por lo tanto, tendrás que alimentarte e hidratarte adecuadamente, y sería buena idea que tengas a mano una fuente de glucosa de rápida absorción, para remontar posibles bajadas glucémicas. Un par de sticks de Gluc Up 15 pueden ser ideales para esta situación, por su formato cómodo de transportar.

Y, sobre todo, será importante que metas en tu mochila una buena dosis de paciencia y ganas de pasártelo bien. Muchas veces no son fáciles de encontrar; ir a por setas no siempre significa que vayas a volver con la cesta llena setas… pero seguro que serás capaz de transformar el plan en una gran experiencia. ¡A disfrutar!

Leave a Reply