Sedentarismo infantil | Este verano alejad a los niños del sofá

Alejad a los niños del sofá

El verano es la estación del sol y el buen tiempo, de disfrutar de la playa, de las piscinas, de la calle, de las noches cálidas y agradables… pero para niños y niñas también es la época del tiempo libre, la ausencia de responsabilidades y del adiós a la rutina… y hay que tener cuidado para evitar que toda esta libertad desemboque en sedentarismo infantil, con la creciente tentación de las pantallas y el sofá.

El sedentarismo es uno de los principales factores de riesgo de diabetes tipo 2, y también es uno de los mayores focos de riesgo de una diabetes mal controlada. La diabetes, como ya sabemos, se controla con el tratamiento, vigilancia en la dieta y el ejercicio, y es muy importante inculcar a los niños y niñas con diabetes la importancia del deporte en su día a día.

Según datos de la Organización Mundial de la Salud, el sobrepeso infantil es una epidemia creciente a nivel mundial: más de 41 millones de niños y niñas en todo el planeta se encuentran por encima de su peso recomendado. Por su parte, la Asociación Española de Pediatría considera que el sedentarismo es uno de los principales factores de riesgo para la salud, junto a otros tan asumidos como la hipertensión, el colesterol alto y el tabaquismo.

El sedentarismo es una epidemia a evitar, y el buen tiempo estival nos abre las puertas para disfrutar más horas al aire libre y que nuestros hijos e hijas puedan alcanzar los 60 minutos diarios de actividad física moderada o intensa recomendados. Hay que incidir especialmente en las niñas, grupo en el que el sedentarismo tiende a incidir todavía más que en los niños (en muchas ocasiones tienden a abandonar la práctica de deporte al llegar a secundaria).

¿Cómo podemos promover la práctica deportiva en nuestros hijos e hijas?

Aprovecha el verano para explotar las oportunidades que el buen tiempo brinda en materia de actividades y ocio, y sigue estos consejos para alejar del sofá a tus hijos e hijas.

  • Haz planes al aire libre con ellos. No esperes a que salgan por ellos mismos. Salid a la playa, a la piscina, al monte, a pasear… haced planes y excursiones que os alejen de casa un buen puñado de horas al día. Tú también lo agradecerás.
  • Vacaciones activas. Cuando salgáis de vacaciones, tratad de evitar que los planes diarios se limiten al hotel y la piscina. Planead excursiones y visitas a lugares cercanos donde el niño o la niña puedan disfrutar de más horas al aire libre, caminando, lejos del sofá.
  • Fomentar el juego. El juego es el mejor entrenamiento para los niños, porque no lo ven como una obligación. Las pantallas y las nuevas tecnologías han absorbido parte del ocio diario de los niños, y cada vez se juega menos a nuestros clásicos juegos infantiles. Tratemos de rescatar el escondite, el pilla-pilla, los saltos a la comba, o cualquier juego al aire libre donde haya desplazamiento y gasto energético.
  • Deportes de equipo. Deportes como el fútbol o el baloncesto no sólo contribuirán a mejorar su salud física, sino que contribuirán a mejorar su estado de ánimo y su capacidad de relación.

Con vuestra ayuda y consejo, vuestros hijos e hijas podrán disfrutar de su verano sin pasarse días enteros viendo el sol a través de la ventana, pegados a la pantalla de su móvil y aumentando día a día su riesgo de desarrollar complicaciones de salud. ¡Ayúdales a disfrutar del verano como tú lo disfrutabas a su edad!