¿Por qué cuidar tu corazón es mejorar el control de tu diabetes?

By 27 septiembre, 2018Conoce tu diabetes, Consejos
Cuida tu corazón, controla tu diabetes

Cuidar el corazón y controlar la diabetes son dos objetivos que van siempre de la mano. ¿Por qué? Porque la Enfermedad Cardiovascular (ECV) es una de las complicaciones más peligrosas que pueden experimentar los pacientes con diabetes. Por tanto, tomar las riendas de tu salud cardiovascular y ponerte las pilas para prevenir problemas del corazón conlleva adoptar una serie de hábitos que también beneficiarán al buen control de tu diabetes.

Por el Día Mundial del Corazón que se celebra el sábado 29 de septiembre, la Fundación Española del Corazón ha lanzado una propuesta muy sencilla a la ciudadanía bajo el lema «Mi corazón, tu corazón, prometo». Consiste en adoptar una serie de promesas para cuidar su corazón y su salud. A través de su tríptico, la Fundación propone tres sencillas promesas muy beneficiosas para la población general, y especialmente para las personas con diabetes:

  • Alimentación sana y moderación en la bebida. Los consejos no os sonarán a nada nuevo, pero no por ello vamos a dejar de incidir en ellos:
    • Comer cinco raciones diarias de frutas y verduras.
    • Evitar dulces procesados en favor de piezas de fruta fresca.
    • Reducir el consumo de alimentos envasados y procesados.
    • Llevar al trabajo (o al colegio) comida saludable preparada en casa.
    • Hidratarse con agua mejor que con refrescos o bebidas azucaradas.
    • Y en cuanto al consumo de alcohol, nuestro consejo es siempre el mismo: no bebas. Y si aún así vas a hacerlo, que sea con suma moderación.
  • Aumentar el tiempo dedicado a la actividad física. Los profesionales de la salud recomiendan realizar unos 30 minutos de actividad moderada cinco veces a la semana, o 75 minutos de actividad física vigorosa repartida durante la semana.
    • Según la OMS, se considera actividad física moderada caminar a paso ligero, bailar, realizar actividades al aire libre, jardinería, jugar con niños…
    • Con actividad física vigorosa, se entiende correr, trepar montes, realizar ciclismo o natación con cierta velocidad…
  • No fumar. ¿Os sorprende una referencia al tabaco en esta lista? A los dos años de dejar de fumar, el riesgo de padecer una enfermedad coronaria se reduce de forma notoria; a los quince años, el riesgo de ECV es comparable al de un no fumador. Además, fumar no sólo expone tu salud, sino la de quienes están a tu alrededor, debido a la exposición al humo. Sabiendo todo esto, la pregunta debería ser: ¿cómo es que todavía no has dejado de fumar?

Como veis, los consejos para cuidar el corazón se parecen mucho a los consejos para mantener la glucemia bajo control y reducir el riesgo de complicaciones asociadas a la diabetes. Esperamos que esto os aporte más argumentos para adoptar un estilo de vida más saludable, si es que no lo habías hecho ya.