¿Qué son las hipoglucemias nocturnas y cómo pueden prevenirse?

diabetes e hipoglucemia nocturna

La diabetes, tanto tipo 1 como tipo 2, es una enfermedad que exige un alto grado de vigilancia. Este control tiene una responsabilidad compartida entre el equipo médico y el propio paciente, que es quien tiene realmente la capacidad para monitorizar diariamente sus valores glucémicos, síntomas y cualquier aspecto de la enfermedad.

A pesar de una vigilancia y un control rigurosamente estrictos, hay un período del día en el que el paciente no puede prestar atención a sus niveles de glucosa ni, por lo tanto, tomar decisiones rápidas ante posibles picos glucémicos: la noche. Al estar el paciente dormido, los síntomas de la hipoglucemia nocturna pasan desapercibidos en muchas ocasiones, pero hay señales que podrían alertarle de haber sufrido una bajada de glucosa durante la noche:

  • Levantarse con dolor de cabeza.
  • Presentar alteraciones del sueño.
  • Sentirse especialmente cansado.
  • Despertarse con las sábanas y el pijama húmedos por el sudor.

Estos episodios pueden producirse por distintos motivos: no haber ingerido suficientes carbohidratos en la cena; haber realizado demasiado ejercicio físico; haber consumido alcohol por la tarde, sin haberse alimentado lo necesario; o por errores en la administración de insulina. Si se presentan estos síntomas, conviene acudir al especialista médico inmediatamente.

Las hipoglucemias nocturnas son mucho más frecuentes de lo que podría pensarse, y muchos pacientes no informan sobre ellas al doctor. Esto es un error: el equipo médico estará siempre una mejor disposición para ayudar al paciente cuanta más información tenga sobre el comportamiento de su enfermedad.

Prevención de hipoglucemias nocturnas

Por suerte, la tecnología sigue avanzando y los pacientes cuentan cada vez con más ayudas para mantener la diabetes bajo control y reducir el riesgo de complicaciones, como un brazalete que monitoriza la glucosa en sangre y llama por teléfono al paciente (o a los padres, en el caso de niños con diabetes) si detecta una bajada de azúcar.

Al margen de la tecnología, existen otras precauciones que podemos tomar para reducir el riesgo de sufrir hipoglucemias durante la noche. Tomando las causas anteriormente citadas, conviene siempre ser rigurosos con las raciones de hidratos ingeridas (ni pasarse ni quedarse corto), moderar siempre y sin excepción la ingesta de alcohol, y ser muy concienzudos con la administración de la medicación. También es aconsejable tener a mano, en la mesita de noche, una solución de glucosa de rápida absorción, como un stick de Gluc Up 15, para resolver una posible bajada. Y, ante cualquier duda, consulta siempre a tu especialista médico.

Leave a Reply