La diabetes, el ejercicio y la montaña otoñal

Otoño, montaña, diabetes

La diabetes y el ejercicio van de la mano como desde el momento del debut. La actividad física supone una de las claves para controlar la glucemia en pacientes con diabetes tipo 1 y diabetes tipo 2, y el clima es un factor muy influyente en los hábitos deportivos de las personas. Por eso, ahora que ha terminado el verano y las nubes otoñales comienzan a cubrir los cielos, conviene adaptarse al tiempo y asumir que anochece antes y no podemos estar en manga corta hasta las doce de la noche.

Pero aunque los días sean más cortos y el clima vaya empeorando poco a poco, todavía nos quedan meses para poder seguir disfrutando de uno de los deportes más agradecidos y más beneficiosos para la diabetes: el montañismo. Ya vivas en la cornisa cantábrica, en el sur de la península, raro será que no tengas a mano unas cuantas rutas entre las que elegir para escaparte el fin de semana.

La gran virtud del montañismo como deporte es lo fácil que resulta adaptarlo a las cualidades de cada uno. Si eres novato en estas lides o no te fías de tu estado de forma, no será necesario ni recomendable preparar una ruta imposible, plagada de dificultades rocosas y crestas inaccesibles. Puedes plantear una ruta más llevadera, que camine a caballo entre el senderismo y el montañismo, con ascensiones leves y no demasiado largas. Si buscas en páginas como Wikiloc seguro que encuentras una ruta a tu medida.

Lo importante es disponer de las ganas de hacerla y contar con una buena compañía, ya sea familia, pareja, amistades o incluso apuntarse a un club de montaña. A partir de ahí, es cuestión de preparar la excursión y disfrutar de las ventajas que este ejercicio nos aporta, como una mejora de la salud cardiovascular, tonificación del tren inferior, quema de calorías y, sobre todo, mejor control glucémico y de tu diabetes. Además, pasar unas horas al aire libre, en la naturaleza, será de gran ayuda para despejar la mente y combatir el estrés.

¿Repasamos los indispensables de un buen plan montañero?

  • Planificación. Busca una buena ruta, siempre adaptada a las capacidades de la persona peor preparada del grupo. Se trata de que todos disfrutéis, que no suponga una tortura ni un riesgo para ninguno de vosotros. Llevad un buen calzado, de trekking o de montaña en función de las características de la ruta, y vigilad la previsión meteorológica para no encontraros sorpresas desagradables en forma de lluvia o viento. Salid pronto de casa para tratar de hacer cima lo antes posible.
  • Alimentación e hidratación. Vais a gastar mucha energía, y si la actividad se va a prolongar durante muchas horas tendréis que llevar comida para aportaros carbohidratos. Además, conviene llevar un par de piezas de fruta; seguro que hasta los menos fruteros del grupo agradecen una buena manzana cuando apriete la fatiga.

Solución de glucosa. No te olvides nunca de llevar a mano una dosis de glucosa de rápida absorción para superar posibles bajadas de azúcar que puedan producirse debido al gasto energético. Los sticks Gluc Up 15 serán una buna solución y apenas ocuparán espacio en tu mochila.

Leave a Reply