Diabetes y conducción: consejo para largos viajes de carretera

By 3 agosto, 2018Consejos
Conducir con diabetes

Seguro que ya tienes todo a punto para partir de vacaciones. Hoteles reservados, itinerarios planeados, excursiones programadas, maleta hecha… ya sólo queda un paso: el viaje. Si has elegido desplazarte en avión, tren o autobús, tendrás tu ración de estrés con el madrugón, el trayecto hasta la estación o aeropuerto… pero una vez que tomes asiento, será cuestión de dejarte llevar a tu destino vacacional.

Pero si eres de los que prefiere ponerse al volante para el viaje vacacional, será mejor que tengas en cuenta una serie de consejos básicos de salud y seguridad para que tu viaje vaya sobre ruedas, especialmente si eres paciente de diabetes (algo que deducimos del hecho de que estés leyendo este blog).

  • Aunque duela un poco escuchar el despertador a las seis de la mañana, lo agradecerás cuando encuentres la carretera sin la densidad de tráfico que tendrás en horas más centrales, sobre todo en la salida de las ciudades. Además, durante las primeras horas del día podrás conducir sin que el sol te moleste demasiado (aunque con unas buenas gafas de sol, tampoco deberías tener problemas en horas más soleadas).
  • Descanso y paradas. 17 millones de conductores reconocen haber sufrido algún grado de somnolencia al volante. Por supuesto, no vale madrugar si te acuestas tarde. Asegúrate de dormir tus ocho horas la noche anterior y, durante el viaje, haz paradas cada dos horas de conducción. Sal del coche, estira las piernas, despéjate, tómate un café… Las paradas durante un viaje en carretera son aún más importantes para el paciente con diabetes, como veremos en los siguientes puntos.
  • Hidratación. Aprovecha las paradas para beber agua y así evitar sufrir una deshidratación que pueda afectar a tu glucemia. Hidratar tu garganta también te ayudará a reducir posibles molestias de la garganta por el aire acondicionado.
  • Alimentación. Intenta encajar la comida en la hora habitual, para someter a tu cuerpo a la mínima variación posible. Controla las cantidades de hidratos y evita comer pesado para que no te esa típica modorra o somnolencia postprandial.
  • Hazte controles en cada parada, controla tu glucosa y adminístrate la medicación cuando te toque. Si en algún momento comienzas a sentir síntomas leves de hipoglucemia (visión borrosa, mareo, somnolencia, sudoración, ansiedad…) detente de inmediato en el primer lugar donde sea seguro parar. Será útil tener a mano una solución de glucosa de rápida absorción que pueda ayudarte a elevar rápidamente tus niveles de glucosa en sangre. Gluc Up 15 puede ser una buena solución.

Y sin prisa. Lo importante, viajes en pareja, con amigos o en familia, no es cuándo lleguéis… sino que lleguéis sanos y salvos. Tómate el viaje como un día más de vacaciones. Disfruta de la carretera, de la conversación y de los paisajes en las paradas. Conduce con precaución y sabiendo que tu destino te estará esperando tardes lo que tardes. ¡Y a disfrutar!

Leave a Reply