El deporte en la diabetes: un hábito a inculcar desde edades tempranas

By 18 octubre, 2018Deporte y diabetes
Deporte y diabetes

El deporte y la diabetes son dos palabras que deben ir siempre de la mano, y deben hacerlo lo más temprano posible. El mantenimiento de una rutina regular de actividad física permite al organismo controlar mejor los niveles glucémicos y evitar el riesgo de sufrir hiperglucemia. Además, el ejercicio físico contribuye a mantener un peso saludable y limitar el riesgo de complicaciones asociadas al sobrepeso y a una diabetes mal controlada.

En el caso de los niños y niñas que debutan en diabetes es especialmente importante ayudarles a adoptar unas pautas sanas de ejercicio lo antes posible; todos los hábitos adquiridos desde pequeños son más fáciles de mantener según se van haciendo mayores. Introducir el ejercicio físico como una asignatura extra de su agenda semanal, así como la administración del tratamiento y una alimentación saludable, irá en beneficio del cuidado de su diabetes y, por tanto, de su salud.

¿Qué deportes pueden ser buenos para mi hijo o hija con diabetes?

El deporte es algo que el niño o niña debe hacer porque le gusta, porque se divierte, porque es como un juego. Por eso es bueno que pruebe y decida qué es lo que le gusta. ¿Prefiere los deportes de equipo o le gusta más jugar solo? No es necesario que haya competitividad, de hecho lo importante es fomentar el juego, la diversión y la actitud deportiva. Aquí os dejamos algunas recomendaciones que podrían ser de su agrado.

  • Deportes de equipo como fútbol, baloncesto, rugby… Se trata de deportes de una alta exigencia cardiovascular, en los que además es clave la colaboración y comunicación entre compañeros y compañeras. Estos deportes le ayudarán a controlar sus niveles de glucemia, mantener a raya el sobrepeso y adquirir capacidad de trabajo en equipo.
  • Natación. Nadar es una de las actividades más beneficiosas para el organismo. Aprender desde bien pequeños las técnicas adecuadas de natación les ayudará a mejorar su coordinación y su respiración. Por supuesto, también ayudará a mejorar su control glucémico y favorecerá la quema de grasa. Además, respecto a otros deportes de impacto como el atletismo, tiene la ventaja de no ser una actividad agresiva para las articulaciones.
  • Montañismo, senderismo u otras actividades no competitivas. Si no quiere ni oír hablar de competición, no es necesario que practique ningún deporte de esas características. Puede apuntarse a un club de senderismo, o incluso apuntaros en familia. O, si tienes ciertos conocimientos de montaña, puedes planificar tú las rutas e ir inculcándolo poco a poco un aprecio por este fantástico deporte y por la naturaleza. Caminar a buen ritmo de manera frecuente es uno de los mejores ejercicios para controlar los niveles de azúcar en sangre.

Se trata de que vaya probando y adquiriendo unos hábitos deportivos que le gusten y le mantengan el máximo número de horas posible lejos del sofá. No olvidemos que el sedentarismo es uno de los fantasmas a evitar por niños y niñas, y con más razón cuando padecen diabetes.

Leave a Reply