¿Cómo conservar la insulina estas vacaciones? ¿Y el glucagón?

Conservación de la insulina

Llega el verano, el calor, los planes al aire libre, los días enteros fuera de casa… y con todo ello, un nuevo reto para el buen control de la diabetes. Porque si hay dos elementos clave que todo paciente insulinodependiente debe tener siempre a mano, estos son la insulina y el glucagón. Y claro, con los desplazamientos, la temperatura, la humedad y los planes a todas horas surgen las dudas: ¿dónde tengo que dejarlos? ¿En qué condiciones se conservan? ¿Cómo los puedo llevar encima si me voy a pasar el día fuera de casa?

¿Cómo debe conservarse la insulina?

La administración de insulina según las dosis pautadas por el especialista médico es la base del tratamiento del paciente con diabetes. Su función, como bien sabemos, es ayudar a trasladar la glucosa de la sangre a otros tejidos del cuerpo, donde el azúcar será utilizado como fuente de energía. La insulina será siempre compañera de viaje del paciente con diabetes insulinodependiente.

  • Se recomienda conservarla en la nevera, entre 4 y 8ºC.
  • Hay que evitar su congelación. Nunca debe guardarse en el congelador y hay que tener cuidado de que no toque la placa de la nevera.
  • Para las inyecciones diarias que vayamos a llevar encima, no debe exponerse a una temperatura ambiente mayor a 30ºC, y se debe evitar su exposición al sol y a fuentes de calor.

Fuente: Centro para la Investigación de la Diabetes Infantil (CIDI Diabetes).

¿Cómo debe conservarse el glucagón?

El glucagón es una hormona producida por el páncreas, como la insulina, pero cuya función puede considerarse contrapuesta a la primera: aumentar los niveles de glucosa en sangre. Para el paciente con diabetes, especialmente para el insulinodependiente, es imprescindible contar con un envase de glucagón en aquellos lugares donde vaya a pasar un buen número de horas (su casa, el lugar de trabajo, la casa u hotel vacacional…). También deben contar siempre con una persona cercana que sepa preparar y administrar la inyección de glucagón en caso de hipoglucemia severa y pérdida de conocimiento. Sus indicaciones de conservación son similares a las de la insulina.

  • Conservar en nevera, entre 2 y 8ºC.
  • Fuera de la nevera puede aguantar hasta 18 meses por debajo de 25ºC, siempre que se encuentre en su periodo de validez.
  • Mantenerlo siempre en su envase original para evitar su exposición a la luz.
  • Evitar su congelación.
  • Debe utilizarse inmediatamente después de preparar la mezcla del agua de la jeringa con el polvo de glucagón. No debe conservarse la mezcla para después.
  • No utilizar glucagón después de la fecha de caducidad del envase, ni si la solución tiene aspecto de gel o parte del polvo no se ha disuelto Tampoco utilizarlo si falta el capuchón de plástico o estaba suelto tras la compra del producto.

Fuente: Asociación Diabetes Madrid.

Leave a Reply